LOS PROYECTOS EN EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS

En los tiempos actuales, todos los días participamos en uno o más proyectos, algunos sencillos, otros más complejos, e innumerables  de carácter personal.

Así tenemos, desde el momento en que convivimos y establecemos lazos de trabajo, negocios, amistad, que estamos haciendo relaciones públicas, muy necesarias en los tiempos actuales, no podemos vivir aislados, somos seres políticos por naturaleza como lo asentara el gran filósofo de Estagira, Aristóteles en su obra «La Política» .

Bajo este contexto, el ser humano en aras de buscar su beneficio personal, indirectamente promueve el interés colectivo citando claro está, al ilustre Adam Smith en «La riqueza de las naciones». El individuo como un ente económico y social, busca satisfacer sus necesidades básicas para poder subsistir, sin embargo una vez que logra conseguir este objetivo, surgen otras que tal vez ya no sean tan prioritarias como las primeras y que sin embargo representan otro reto a alcanzar, porque simple y llanamente significan obtener un estado de bienestar mucho mayor.

Las relaciones económicas actuales se intensifican y con ello se origina una cadena en la cual se establecen estrategias, planes de trabajo, líneas de acción y que se engloban en un solo término: “proyectos específicos”, tendientes a mejorar el nivel de vida de las personas, como parte de una sociedad  insertada en un mundo globalizado.

En esta panorámica, los proyectos de negocios representan un plan prospectivo de una unidad de acción, capaz de materializar algún aspecto del desarrollo económico o social. Esto implica, desde el punto de vista económico, proponer la producción de algún bien o la prestación de algún servicio, con miras a obtener un determinado resultado o ventaja económica. Como plan de acción, el proyecto supone también la indicación de los medios necesarios para su realización y la adecuación de esos medios a los resultados que se persiguen.

En general, la realización de un proyecto supone una inversión, es decir, una utilización de recursos, con la postergación del consumo inmediato de algún bien o servicio para obtener   un  consumo   incrementado  de   los mismos u otros bienes y servicios, que se producirán con esa inversión.

El proyecto, es pues, como lo define el Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social (ILPES), el enfoque de la unidad elemental en el proceso sistemático de racionalización de decisiones en materia de desarrollo económico y social.

Los criterios, técnicas y metodologías para formular, preparar y evaluar proyectos de creación de nuevas empresas se formalizaron por primera vez en 1958 en el libro “Manual de proyectos de desarrollo económico” editado por la ONU.

Hoy en día, se han producido enormes cambios en la forma de evaluar los proyectos de inversión, sin embargo el procedimiento general sigue centrándose en la recopilación, creación y sistematización de información que permita identificar ideas del negocio y medir cuantitativamente los costos y beneficios de un eventual emprendimiento comercial, tal como lo expone Nassir Sapag Chaín en su libro Proyectos de inversión: Formulación y evaluación.

En lo relativo a Decisiones de Inversión, que implica el diseño de portafolios específicos, antes de poner tu dinero en un fondo, debes conocer la estrategia que seguirá quien lo administre; debes saber a qué se refieren términos como renta variable, deuda, ETF y rendimiento neto y nominal.

En consonancia con lo que establece Viridiana Mendoza Escamilla reportera para la revista CNN Expansión, “Invertir puede sonar demasiado complicado cuando no tienes una idea clara de cómo funciona el instrumento que te llama la atención”.

Hay una serie de instrumentos que existen como alternativas para hacer crecer tu patrimonio, sin embargo hay que tener siempre a un buen asesor que oriente y permita explicarte con toda la claridad necesaria las ventajas y desventajas que ofrecerán los mismos a corto, mediano y largo plazo y el riesgo implícito en cada uno de ellos.

ICEAF, S.C., orienta en decisiones de inversión a través de personal especializado.

De todo lo anterior, podemos concluir que las relaciones económicas representan el principal motor que motiva el desarrollo de las sociedades.

En este orden de ideas, ICEAF, S.C., junto con un grupo de expertos en materia de proyectos de inversión, ha establecido tres tipos de estudios que lleva a cabo y que pone al servicio de la comunidad de pequeños, medianos y grandes emprendedores, que deseen iniciar, desarrollar y fortalecer sus negocios; como también orientando la mejor toma de decisión en materia de inversiones, protegiendo y evitando el riesgo financiero innecesario.

ICEAF, S.C., elabora: Estudios de pre factibilidad, Formulación y evaluación de proyectos de inversión y Diseño de portafolios de inversión, los cuales presentamos a continuación, buscando como siempre, darles el mejor servicio.